Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies cerrar
Imagen de sección

Instalación de cristales

Los vídrios deben estar colocados de tal forma que en ningún momento puedan sufrir esfuerzos debidos a :

  • Contracciones o dilataciones del propio vídrio.
  • Contracciones, dilataciones o deformaciones de los bastidores que lo enmarcan.
  • Deformaciones aceptables y previsibles del asentamiento de la obra.
  • Las lunas, jamás han de tener contacto entre sí, evitándose igualmente el contacto vidrio-metal, salvo en aquellos casos de perfiles y metales blandos, como pueden ser el plomo y el aluminio.
  • En general, los contactos vidrio-vidro, vidrio-metal y vidrio-hormigón están prohibidos

Los vidrios deben ser instalados de tal forma que no puedan perder jamás su emplazamiento bajo la acción de los esfuerzos a los que se encuentran normalmente sometidos.